SÍNDROME VISUAL
INFORMÁTICO

Cada día aumentan las apariciones de Sindrome Visual Informático (SVI), que produce fatiga ocular, ojo seco, picor, dolor de espalda y cuello y visión borrosa.

BOTONA-VIDEO

Las pantallas y las luces LED ocupan un papel protagonista en la vida actual. Su irrupción en nuestro día a día supone un esfuerzo extra para los ojos, obligados a enfocar a corta distancia con mucha más frecuencia y sometidos a emisiones de luz azul-violeta, perjudicial para la retina.

El uso de luces LED y de dispositivos electrónicos ha crecido mucho en los últimos años. De acuerdo con los datos de un estudio llevado a cabo por la Fundación Telefónica, un usuario de smartphone mira su teléfono móvil unas 150 veces al día. Además de esta pantalla, muy probablemente mirará otras, como la de la tableta, el computador y, en muchas ocasiones, la distancia de los ojos y la pantalla será muy poca, aumentando el esfuerzo que tienen que hacer los ojos.

LA REGLA DEL 20, 20, 20

Para combatir la aparición del SVI, es recomendable llevar a cabo la regla del 20, 20, 20, que consiste en apartar la mirada de la pantalla cada 20 minutos, durante 20 segundos, enfocando a una distancia de 20 pies (6 metros).

Los expertos del COOOC han desarrollado OKVision, una aplicación destinada a reducir los síntomas del SVI, que ayuda al usuario a incorporar en su rutina diaria la regla del 20-20-20. Es decir, tras 20 minutos de trabajo, la aplicación insta a hacer una pausa de 20 segundos, permitiendo realizar un ejercicio visual o leer un consejo de salud visual. De este modo, disminuye la fatiga visual, mejorando al mismo tiempo la salud ocular y la productividad en el trabajo. Es una aplicación gratuita y está disponible para Windows y Mac.

¿POR QUÉ LAS PANTALLAS SUPONEN UN RIESGO PARA LOS OJOS?

Cuando observamos una pantalla sometemos a nuestros ojos a un gran esfuerzo que se traduce en molestias oculares como enrojecimiento, cansancio, irritación y también problemas visuales, como visión borrosa. Los motivos de esto son, principalmente, tres:

Estamos enfocando continuamente

Los ojos se encuentran en reposo cuando miran a larga distancia. Pero, cuando tienen que enfocar para ver algo en visión próxima (como una pantalla, por ejemplo), realizan un esfuerzo acomodativo para enfocar, lo que hecho de forma continua resulta en cansancio

Mantenemos los ojos muy abiertos

La concentración que nos exige una pantalla hace que reduzcamos el parpadeo de forma involuntaria, pasando 18 a 3 parpadeos por minuto. Además, si la parte superior de la pantalla está más arriba de los ojos, los tendremos más abiertos. Todo ello reduce la cantidad de lágrima y aumenta el riesgo de sequedad ocular.

Estamos expuestos a la luz azul-violeta

Las fuentes de luz artificial presentan muchas ventajas ya que consumen menos energía y producen menos impacto medioambiental. Sin embargo, poseen también una parte negativa: emiten, en la banda de longitudes de onda de la luz azul, la más nociva para la mácula, que está situada en la parte central de la retina, donde se encuentran las células fotoreceptoras encargadas de recoger la información visual sobre los colores y la luz, que luego se envía al cerebro. El progresivo deterioro de las células de la mácula aumenta el riesgo de padecer DMAE.

DMAE

La Degeneración Macular Asociada a la Edad causa un 32% de los casos de baja visión y el 15% de los casos de ceguera en España. Es la primera causa de ceguera legal en mayores de 65 años

CONSEJOS PARA EVITAR EL SVI

Además de la regla del 20, 20, 20, existen otros factores a tener en cuenta para reducir el riesgo de padecer este problema:

Mantener una postura correcta delante del computador
> Apoyar completamente la planta de tus pies en el suelo y tener las piernas formando un ángulo recto.
> Apoyar la columna en el respaldo, no sentarse al borde del asiento.
>Mantener el brazo apoyado sobre la mesa y doblado por el codo formando un ángulo recto sin tener los hombros levantados.
>Ubicar la parte superior del monitor a la misma altura de los ojos o un poco por debajo.

Colocar la pantalla de forma que no refleje la luz artificial o natural

Parpadear voluntariamente y mantener los ojos cerrados durante 20-30 segundos de vez en cuando. Si se notan los ojos secos con frecuencia, es recomendable aplicar lágrimas artificiales.

Proteger los ojos con lentes que cuenten con un tratamiento específico contra la luz azul-violeta.

ESSILOR TE PROTEGE CONTRA EL SVI

El departamento de I&D de Essilor está continuamente investigando nuevas tecnologías para proteger tus ojos. El filtro Light Scan, exclusivo de Essilor permite proteger los ojos de la luz azul-violeta que emiten las pantallas de los dispositivos electrónicos y luces LED. Su tecnología, fruto de 20 años de experiencia en filtros de luz selectivos tiene tres ventajas muy importantes para los entornos multipantalla:

Filtran la luz azul-violeta y UV, responsable del envejecimiento prematuro de los ojos. Los lentes de Essilor que cuentan con este filtro, bloquean el 20% de la luz azul-violeta nociva y el 100% de los rayos UV, proporcionando 25 veces más protección a los rayos UV que si no se llevasen nada.

Permiten el paso de luz visible beneficiosa, como la luz azul-turquesa, que regula el funcionamiento del reloj biológico, los ciclos de sueño/vigilia, la temperatura corporal y, además, participa en los procesos cognitivos y de memoria.

Permiten una visión clara y nítida, ya que aseguran total transparencia y eliminan los reflejos ya que poseen tratamiento anti-reflejante en la parte frontal, y, también, en la posterior, haciendo posible que el reflejo quede prácticamente eliminado.

Los lentes Eyezen y Crizal Prevencia, de Essilor, cuentan con tecnología Light Scan y filtro anti-reflejante, que protegen tus ojos de incómodos brillos y reflejos.